La creatividad se ha convertido en un elemento necesario en todas las actividades educativas porque permite el desarrollo de aspectos cognoscitivos y afectivos importantes para el desarrollo del niño/adolescente, lo afirmaba ya en los años 80 E. Taylor:

«Queremos estudiantes que sean pensadores, investigadores e innovadores, no imitadores, no repetidores del pasado sino productores de nuevos conocimientos y creadores de nuevos patrones y, para ello, nada como el desarrollo de la creatividad».

En esta línea de trabajo de fomento de la creatividad y desarrollo de sus aplicaciones, la Escuela de cine UN PERRO ANDALUZ llevamos años demostrando que el cine es una herramienta lúdico-pedagógica de primer orden a la hora de enseñar.